LOGOPEDIA

Desde el área logopédica se trabaja la prevención, evaluación y tratamiento de los trastornos de la comunicación, habla, voz, comprensión, lecto-escritura y trastornos en la alimentación.

Logopedia

  • Alteraciones de la voz.
  • Alteraciones del habla: dislalias, disartrias, disglosias…
  • Alteraciones de la fluidez y el ritmo: disfemias, disritmias…
  • Alteraciones del lenguaje: Trastorno específico del lenguaje, trastorno del espectro autista, asociadas a síndromes, alteraciones neurológicas.
  • Alteraciones en lecto-escritura.
  • Alteraciones en deglución.
  • Alteraciones asociadas a la pérdida de la audición.
  • Alteraciones en la respiración

 

Las competencias profesionales en el área de logopedia son las siguientes:

- Desarrollar al máximo el lenguaje en todas sus funciones como instrumento de comunicación e interacción social, mejorando aquellas áreas en las que presente dificultades.

-  Mejorar la comunicación de cada niño/a según la etapa evolutiva en la que se encuentra cada caso. Desarrollar modelos adecuados de lenguaje.

- Trabajar para recuperar, mejorar o sustituir alteraciones relacionadas con el habla, lenguaje, comunicación o deglución consecuentes a una discapacidad.

- Conseguir que las personas puedan comunicarse, utilizando la forma que más se adapte a sus capacidades: verbal, escrita, lenguaje de signos, expresión facial,  corporal o con el uso de sistemas alternativos/aumentativos de comunicación.

- Desarrollar la comunicación en personas que tengan problemas auditivos.

- Fomentar las relaciones sociales y el interés por comunicarse con sus iguales.

- Desarrollo de los prerrequisitos necesarios para la correcta emisión del habla: control y dominio de la respiración, del soplo, movilidad y coordinación de los órganos y músculos que intervienen en el habla.

- Optimizar la capacidad del individuo para poder realizar las funciones orales no verbales (deglución, succión, masticación...) mejorando así la calidad de vida.

- Trabajar los problemas de lecto-escritura.

- Proporcionar apoyo escolar, además del requerido en el colegio de procedencia, para afianzar así los conocimientos.

- Mantener los conocimientos escolares básicos (lectura, escritura, matemáticas,…).